jesuspsoto
6.64K
Posts
306
Followers
317
Following
Jesús Pérez Soto

LEE: Lector. Escritor. Estudioso.

71.35%
Joined in 09, 2020
jesuspsoto
· 1 days ago

Llegó el lobo a casa de la abuela y como no había nadie entró por la ventana. Una vez adentro dijo «mejor que no esté la abuela porque esa vieja tiene el pellejo muy duro y siempre me hace vomitar». Fue al cuarto, se disfrazó de abuela y se dispuso a esperar a la Caperusa. Como la cama era cómoda y él vivía cansado, se quedó dormido y a media noche cuando despertó escuchó un ruido.      Alguien intentaba forzar la cerradura; no ha de ser la abuela, pensó, porque las abuelas no olvidan las llaves; tampoco Caperusa porque es muy tarde para que una niña ande sola en el bosque.      Entonces se asustó porque podía ser alguna bestia que quisiera devorarlo o el fantasma que habitaba en casas solitarias o el que venía a torturarlo.      El ruido fue más contundente, pero la puerta no cedió porque el lobo la había asegurado con una tranca; que al final no impidió para que la tiraran al piso de una patada y le cayera encima al lobo. Como pudo se liberó de la puerta y cuando descubrió quién la había derribado, quedó boquiabierto.      ─¿Quién es usted? ¿Por qué tiene esos ojos tan grandes?      ─Es para ver mejor.      ─¿Por qué tiene esas orejas tan largas?      ─Para escuchar mejor.      ─¿Por qué está vestido de abuela?      ─Para no llenar la cama de pelos.      ─¡Ah!, de modo que usted es el lobo feroz. Mucho gusto, soy el triturador.     Pero el lobo no le tendió la mano porque justo en ese momento despertó, del sueño y del susto, y como en la mente le seguía rondando la palabra triturador, saltó y huyó por la ventana.     La abuela se descolgó la escopeta, puso la cesta de comida en la mesa, arregló la puerta, aseguró la ventana y se tiró en la cama como si nada. Portada creada con imágenes de canva

120
5
0.922
jesuspsoto
· 4 days ago

La mujer vio al carnicero entrar por la ventana; su vecina estaba sola, desnuda porque la bata no tapaba, sino que exponía su cuerpo. Además de hermosa, la vecina era ligera de confianza porque no activó la alarma y al perro lo tenía encerrado; la vio beber una copa, arrimar los dedos a su boca y acomodar el cuchillo que absorbía la atención de todo en la cocina.      La luna también entraba a la casa, pero a ráfagas y lo hacía del lado de la vecina, no del carnicero, por eso la mujer lo vio entrar e intentó gritar para ayudarla, pero la ahogó el miedo; buscó el celular, pero la bloqueó el susto; quería salvarla, pero no supo cómo.      Vio cuando el carnicero se acercó a su presa, la aferró por el cuello, tomó el cuchillo y la arrastró al cuarto. Lo que vino después lo imaginó: los golpes, los ultrajes, las cuchilladas, el cuerpo desmembrado. Minutos después el silencio mortal la aisló del mundo.     Cuando volvió en sí, la mujer estaba en su cuarto; el ruido de las voces se coló hasta su oído. Como pudo se incorporó; vio a la vecina en brazos del carnicero, ¿¡feliz!?, espabiló, los volvió a mirar, la luna no la ayudaba, ¿se besaban?, ¡oh! estiraron la mano para despedirse; ahí supo que la película había llegado THE END e Intentó levantarse, pero no pudo… estaba ultrajada, inútil, desmembrada… y desapareció cuando la vecina apagó la pantalla. THE END The woman saw the butcher enter through the window; her neighbor was alone, naked because the robe did not cover, but exposed her body. In addition to being beautiful, the neighbor was light of confidence because she did not activate the alarm and she kept the dog locked up; she saw her drink a glass, put her fingers to her mouth and arrange the knife that absorbed the attention of everything in the kitchen.      The moon also entered the house, but in bursts and it did it from the neighbor's side, not from the butcher's, that's why the woman saw him enter and tried to scream to help her, but she was drowned by fear;

219
13
1.82
jesuspsoto
· 29. May 2024

Fuente/editada en CanvaEntró a la taberna porque quería olvidar, pero ¿qué? si olvidó a qué había entrado y también su billetera; y como el dueño conocía a los tipos así, majaderos, que excusándose en sus olvidos querían hacer festín con lo ajeno, lo miró con ganas de cerrarle la vida. Pero entró, tomó una silla y esperó que le sirvieran algo, fuerte, que lo aliviara ¿de tanto olvido? o del triste recuerdo porque al sentarse supo a qué había ido y qué había olvidado.     Ahora —pensó— tendré otro problema ¿cómo pagar después de emborracharme? o ¿cómo emborracharme sin pagar? Estaba allí para olvidar y había olvidado lo que no debía y cuando recibió la botella sintió el primer alivio porque a eso había ido, a embriagarse; a olvidar, entre otras cosas, aquello que ahora recordaba: dónde estaba y por qué.     El dueño lo tenía medido en caso de que quisiera huir sin pagar. Pero el hombre ya había sentido el segundo alivio; sabía que el dueño lo dejaría embriagarse porque le gustaba prestar tan noble servicio; hombres como el dueño —pensó— siguen salvando al mundo con sus gestos; no solamente él, otros; el jardinero; el mendigo que nos pide porque nos recuerda que estamos a tiempo de seguir levantados; Héctor, el mortal troyano que, aunque muerto, sigue siendo el ejemplo más vivo de que los mortales podemos ser valientes; Gutenberg porque con cada nueva hoja que se imprime la memoria se expande; William, el zapatero remendón que entretiene a sus clientes con su biblioteca mientras su aguja remienda la historia del zapato; y tantos que no quiero seguir recordando porque no vine a eso, sino a olvidar.     Quiero olvidarme del entorno, del plato sucio que provocó una pelea y luego un divorcio y más tarde un crimen, olvidar si es real o lo vi en el cine o lo leí de aquel viejo escritor que dijo que el conformista es un muerto que camina.     Pero ¿por qué recuerdo eso ahora?, ¿mi memoria estará bien? ¿Soy ese conformista?, ¿por eso estoy aquí, olvidando que tengo que volver, que debo recordar que el dueño quiere que le

220
16
7.59
jesuspsoto
· 28. May 2024

EL TIEMPOEl tiempo no se atrasa, aunque Penélope desteja; no se adelanta, aunque Ulises corra; está, aunque Homero haya muerto. Es un hilo que teje. Pero si te lo digo así, enrevesado, me mirarás extraño y dirás cualquier cosa o quedarás callada, pensativa, asustada tal vez; y ese silencio nos puede disgregar. Por eso es bueno hablar en el mismo lenguaje, así que seré claro, sencillo y evidente: el tiempo es rápido para ponernos viejos y mientras te lo escribo perdemos de encontrarnos, y mientras me lees perdemos de mirarnos; de modo que vivimos perdiendo tanto tiempo que ni que corra ahorita llagaré con todo lo que quiero ni tú estarás con todo para recibirme porque en los encuentros siempre faltan cosas y siempre sobra tiempo para saber qué nos faltó. De modo que ya es hora de que deje la pluma, es hora de que nos encontremos no vaya a ser que a Homero le dé por despertar y nos borre del sueño de juntarnos. THE WEATHERTime does not stop, though Penelope unweaves; it does not go forward, though Ulysses runs; it is there, though Homer has died. It is a thread that weaves. But if I tell it to you like this, convoluted, you will look at me strangely and say nothing, or you will remain silent, thoughtful, frightened perhaps; and that silence can separate us. That's why it's good to speak in the same language, so I'll be clear, simple and evident: time passes quickly to grow old and while I write it to you we lose the opportunity to meet, and while you read me we lose the opportunity to look at each other; so we live wasting so much time that even if I run now I won't arrive with everything I want nor you will be with everything to receive me because in the meetings there are always things missing and there is always time left over to know what we were missing. So it's time for me to put down the pen, it's time for us to meet, lest Homer wakes up and erases us from the dream of getting together. Texto e imagen de @jesuspsot

154
15
6.818
jesuspsoto
· 23. May 2024
233
16
7.797